Foto
En esta escena se representa a la tripulación de una nave vikinga lista para atacar.

Foto
A Thor se le representaba conduciendo un carro tirado por dos machos cabríos. Cuando desde tierra se oía el bramido de la tormenta, los germanos creían que pasaba el carro de Thor, rumbo a enfrentarse a los gigantes helados.

Foto
Los irlandeses fueron los más afectados por los furiosos ataques de los vikingos. El año 836 los vikingos establecieron una base de operaciones permanente en el lugar que hoy ocupa Dublín.


 

El asesinato de Balder
Un día el dios Balder, alegre y amado por todos, empezó a tener malos presentimientos.
Para que se calmara, Frigga, su madre, hizo prometer a todos los seres de la Tierra que no le harían daño.
Para tranquilizarlo completamente, un día en que los dioses estaban de fiesta, le empezaron a lanzar todo tipo de objetos y armas, para demostrarle que no podían herirlo.
El malvado Loki, que observaba con envidia la atención dada a Balder, preguntó a Frigga si de verdad todos los seres habían hecho la promesa. La diosa, sin preveer las malas intenciones de Loki, le contó que debido a la debilidad y juventud de la planta Misteltein (el muérdago), no la había sometido al juramento.
Loki voló, arrancó la planta y con su tallo y raíz hizo una varita. Al volver a Asgard, se la dio a Hod, el único dios ciego, incentivándole a participar en el juego contra Balder. Con las indicaciones de Loki, la simple flecha alcanzó a Balder en pleno pecho, asesinándolo.
Expulsado y amenazado, Loki escapó de Asgard.

¿Quiénes eran los principales dioses?

Al parecer, el panteón germano comprendía doce deidades masculinas y otras tantas femeninas, aunque también se cree que esto podría corresponder solo a Escandinavia. Sin embargo, los tres principales dioses Odín, Thor y Frey, fueron comunes en todos los reinos. Según el historiador de religiones francés Georges Dumézil, estas tres deidades representaban “las funciones de la sociedad indoeuropea: autoridad, poder y fecundidad”.

Los dioses germánicos se agrupaban en Aesir o Ases, y en Vanes. Los primeros eran guerreros y encarnaban las funciones religiosas y aristocráticas, liderados por Odín y Thor. Los vanes eran pacíficos y benévolos. Eran divinidades de los campos y los prados, de los bosques, de la luz y la fecundidad. Todos los bienes conseguidos por los hombres se debían a su mediación, incluso los provenientes del comercio, la navegación y la riqueza. Su máximo representante era Frey.

Este tipo de separaciones o agrupación de dioses también se ha encontrado en otros pueblos indoeuropeos.

Odín o Wodan

Era el jefe de los Aesir, la suprema autoridad cósmica, padre universal, rey de los dioses y señor del Valhalla. Era guerrero. Perdió su ojo a cambio del gran poder y sabiduría del pozo de Minir. También se lo relaciona con la poesía -muy apreciada por los vikingos- y la magia.

Thor o Donar

Era la personificación de la fuerza, la divinidad del rayo y el trueno; honrado y sincero. Ejerció la supremacía entre los dioses durante el período vikingo, debido a la importancia del ideal guerrero. Fue muy popular entre los colonos islandeses que habían huido al sur de Noruega para evitar las actividades inspiradas por Odín. Miles de ellos revelaron su fidelidad al elegir apellido: Thorsten o Thorolf eran los más corrientes.

Thor vivía en el palacio más grande de Asgard, Bilskirnir, con quinientas cuarenta habitaciones (el mismo número que el de las puertas del Valhalla). En estas alojaba espléndidamente a todos los humildes jornaleros tras su muerte, asegurándoles la felicidad eterna -al igual que sus amos y señores, los guerreros, en el Valhalla- para compensar lo que habían padecido en la tierra.

Frey o Freyr

Era el dios de la fecundidad de los hombres y la tierra. Hijo del dios del grupo de los vanes de nombre Njord y de una giganta, y hermano de Freyja. Era representado con un desmesurado falo. Gobernaba la lluvia y la salida del sol. Por tanto, de él dependía el crecimiento de las plantas y el resultado de las cosechas.

Tenía un caballo tan rápido como el viento y una espada que se movía sola. Su carro era tirado por un jabalí de poderosos colmillos.

Loki

Era el demonio del fuego. En un principio fue considerado dios, pero debido a sus acciones perversas fue expulsado de Asgard. Se le culpa de la ruina de los dioses.

Frigga o Frigg

Era una diosa sensata y prudente; protegía los matrimonios y la maternidad. Era la esposa de Odín.

Tyr, Tiuz o Ziu

Dios de la guerra. Su invencible espada era el símbolo de su divinidad y valentía. Hijo de Odín y Frigga, o tal vez de Odín y una giganta.
Como con frecuencia era quien concedía la victoria. Se le invocaba antes de las batallas.

Heimdall

Era el dios de la luz. Grande y hermoso, sus dientes eran de oro puro. Armado de una espada, cabalgaba sobre un caballo de resplandecientes crines. Era el centinela del Bifröst (arco iris). Veía lo mismo de día que de noche, y casi no necesitaba dormir.
Era enemigo de Loki, pues este se burlaba de su rol como guardián.

Balder

Hijo de Odín y Frigga. Al igual que Heimdall, era un dios de la luz, tan hermoso que su presencia llenaba todo de claridad. Era muy sabio y amado; transmitía felicidad y esperanza.

Freyja

Recibía a los guerreros muertos llegados a Asgard, ya que era la primera valkiria y su capitana.

Hel o Hela

Hermana de Fenrir e hija de Loki, reina del infierno, donde fue arrojada por los dioses. Vivía en el palacio de Eljudner (palacio de la miseria), cuya puerta principal se llamaba Falanda Forad (el principio) y cuyo vestíbulo recibía el nombre de Bilkanda (maldición). Tenía dos servidores: Ganglad (retraso) y Gangled (pereza).

Otras diosas fueron: Fulla, símbolo de la fecundidad y guardiana de las joyas de Frigga; Hlin, que consolaba a los mortales; Gna, la veloz mensajera; Vara, que se preocupaba del cumplimiento de los juramentos y de castigar el perjurio; Lofn, la diosa del amor; Vjofn, garante de la paz y la concordia; Eira, maestra de medicina para las mujeres, que eran las únicas que podían practicar esta ciencia entre los nórdicos; Syn, guardiana del palacio de Fensalir; Gefjon, la patrona de los que morían solteros; Vör, que sabía todo lo que en el Universo ocurría; y Snotra, la representación de la virtud.

En honor a los dioses

Al igual que el pueblo romano, que dedicó cada día de la semana a uno de sus dioses, los germanos occidentales introdujeron en el siglo IV la semana de siete días, sustituyendo los nombres de las divinidades romanas por las propias.
Martes: Marte, la divinidad romana de la guerra fue asociado con Tyr, o sea a con Tuesday (en inglés), que significa martes.
Miércoles: Odín fue identificado con el dios romano Mercurio. Wuotanestac (en antiguo alemán) y Wednesday (en inglés), corresponde al dies Mercurii o miércoles.
Jueves: Thor, el dios que representaba la fuerza del trueno, era comparado con Júpiter. Así, el dies Jovis (jueves, día de Júpiter) en alemán, corresponde a Donnerstag (día del trueno) y en inglés a Thursday, que además se asemeja al nombre escandinavo de este dios.
Viernes: la diosa Frigga se asoció a la diosa Venus y al dies Vieneris, Freitag (en alemán), Friday (en inglés). En el norte de Alemania, este día es considerado como el tradicional para la realización de bodas o matrimonios